lunes, 15 de marzo de 2010

La odisea de enseñar

Qué tienen ver Odiseo y su viaje con el trabajo de un profesor, de cualquier especialidad y en cualquier nivel educativo: que enseñar implica volver muchas veces sobre muchas cosas. Emprender de nuevo un viaje a primera vista conocido, pero que en cada travesía te sorprende con nuevos sobresaltos; enfrentarse a peligros que uno creía haber superado, y encontrar que los obstáculos ya no son los mismos, que la isla de Circe ahora se alza inofensiva y desierta, mientras que el mar se agita en turbulencias donde otra vez estuvo en calma.

Cada año, la Facultad de Filología y el departamento de Filología griega y latina rinden homenaje al profesor José Vallejo (1896-1959), catedrático de latín que falleció sin hijos y legó al departamento su patrimonio con objeto de dotar un premio que reconociese al estudiante con mejor expediente licenciado en Filología Clásica dos años antes del momento de la entrega. Vallejo no publicó en su vida trabajos de relevancia para el avance científico de la lengua latina. El número de sus publicaciones importantes apenas sobrepasa la decena. Fue sobre todo un buen profesor, amigo de sus alumnos y maestro de filólogos. Un hombre que dedicó media vida a estudiar, aprender sin cese, pero sin publicar cuanto sabía; la otra media a enseñar. Paradigma del docente que nunca deja de ser aprendiz. El acto de homenaje, que tendrá lugar mañana a las 12.00 en el paraninfo de la universidad, irá acompañado de una conferencia pronunciada por el Prof. Alberto Bernabé, de la Universidad Complutense, que llevará por título "Por qué leer la Odisea".

Posiblemente algunos de los lectores de este blog tengan la intención de dedicarse, de una manera u otra, a la enseñanza. Desde vuestro punto de vista y experiencia, ¿cuál creéis que sería vuestra aportación a la pedagogía que lleváis sufriendo desde niños? ¿Qué haríais definitivamente y qué no haríais nunca si, además de filólogos, llegáis a convertiros en profesores? Deja tus ideas...

2 comentarios:

  1. A menos que haya dos José Vallejo, hay una publicación de Vallejo en la R.F.E. de 1922 sobre la expresión concesiva que sí ha resultado muy importante para toda la investigación posterior en subordinación, bipolaridad y concesividad. Distinguía allí novedosamente entre el subjuntivo real de unas concesivas ("Aunque es de Jerez, no tiene bodegas") y el polémico de otras ("Aunque sea de Jerez, no tiene bodegas"), que no presupone la verdad de la aserción. Eso del "subjuntivo polémico" sigue usándose como concepto en historia de la lengua española, citando siempre ese viejo artículo de la recién nacida RFE, aún dirigida por Pidal.

    ResponderEliminar
  2. Los niños necesitamos cariño,referencias y valoresEs el abono necesario para que como la tierra en barbecho,nos preparemos para ser perceptivos a todo cuanto se nos pretende enseñar.No hay mas secretos,ni tecnicas,ni formulas...Los niños de mas de cuarenta,somos producto de las carencias,esas etapas debemos vivirlas y cuando se pretenden vivir fuera de tiempo .comienzan los trastornos ,las lagrimas y las visitas a los reponedores de almas...

    ResponderEliminar